El icónico complejo de la esquina de Sarmiento y Paraná será sede de BAFICI y presentará 16 obras de teatro, el ciclo Jazzología, residencias artísticas y diálogos sobre la democracia

La mítica sala AB, uno de los espacios privilegiados de la cultura pública porteña, fue escenario de la presentación de la programación 2022 del Cultural San Martín. Participaron el ministro de cultura de la ciudad, Enrique Avogadro, y el director de El Cultural, Diego Berardo. Además estuvieron presentes la Subsecretaría Gestión Cultural, Viviana CantoniJorge Telerman, actual director del Teatro Colón; su antecesora, María Victoria Alcaraz; Javier Torre, quien fuera director del Centro desde el retorno de la democracia hasta 1988. A ellos se sumaron dramaturgos, gestores, directores y actores, entre ellos el ex director del Teatro Nacional Cervantes Alejandro Tantanian, Ana María Muchnik, directora del Festival “La mujer y el cine”, y la actriz Thelma Fardin.

Respecto de la programación de artes escénicas para este año, Berardo afirmó que “nos motiva la experimentación y trabajamos con formatos que muy difícilmente puedan verse en otras salas del país. Aquí trabajamos junto a artistas nacionales y de distintos lugares del mundo, ofreciéndoles espacios que permiten creaciones a veces irrepetibles”. Ese espíritu se traslada a todas las disciplinas. “Desde las Artes Visuales se hizo una convocatoria abierta, sin un eje en particular, a través de la cual se seleccionó a diez de los más de 350 proyectos recibidos. El valor que le damos a la plástica, el dibujo o la fotografía puede apreciarse por quien quiera que pone un pie en El Cultural”. En el caso del cine, este año será sede de más de 10 festivales y muestras, entre los cuales se destaca el BAFICIque lo tendrá como sede principal.

El Cultural será la sede principal del BAFICIEl Cultural será la sede principal del BAFICI

Durante 2022 se repetirá la experiencia que inició el año pasado con las Residencias Artísticas, de resulta de las cuales surgieron algunas de las propuestas que serán parte de la actual programación. Estas residencias fueron concebidas para que las y los artistas cuenten con un espacio que contenga la investigación, experimentación e innovación, para que concluyan en propuestas que reflexionen en torno al arte. Durante 2022 se desarrollarán 7 residencias: “Eco Shakespeare Lab”, dirigido por Mónica Maffía; “Ensueño”, dirigido por Séverine Fontaine; “Las jóvenes promesas”, dirigido por Los Pipis Teatro; “Creación de tecnologías aplicadas a las artes escénicas”, a cargo de Guillermo Winnicki Joaquín Fargas; “Suavecito para abajo”, dirigido por Mariana Cumbi Bustinza; “Sangre”, dirigido por Pepe Márquez; y “¡Viva Che! La leyenda de Ernesto Guevara”, de Miguel Lozupone Matias Puricelli.

En materia de música se destaca el ciclo “Jazzología”, que se realiza desde 1984 y es el único que tiene continuidad desde el comienzo de la democracia. En relación con la continuidad de la tradición fundada en la gestión de Javier Torre, donde el Cultural San Martín se convirtió en un polo de la cultura nacional, incluso más allá de la impronta porteña, además de un espacio de encuentros con personalidades argentinas e internacionales y debates abiertos sobre arte, cultura y política, Berardo habló con Infobae Cultura.

“Hoy agradecí la presencia de Javier Torre, no solo porque él fue quien abrió e hizo posible que mucho pensamiento forme parte de los distintos espacios del Cultural San Martín. Con él se pudo desarrollar aquí la CONADEP y el primer Encuentro de mujeres; se pudieron desarrollar importantes conversatorios en donde artistas, directores, dramaturgos contaban sus experiencias, que en otros lugares no podían. Queremos recuperar esa tradición vinculada a lo que nosotros definimos como diálogo y pensamiento en relación a la creación de cultura en la ciudad. Por supuesto, los tiempos son diferentes y las formas de dialogar, de pensar y de encontrarnos, también. Hoy tenemos artistas jóvenes muy vanguardistas y la posibilidad de mirarlos, descubrirlos y de conversar con ellos para que quieran ser parte de nuestro centro, es un ejercicio que cotidianamente tenemos que hacer. Como síntesis, queremos recuperar lo más importante de esa tradición vinculada a este espacio público como una verdadera usina de creación y de creación de cultura, a través del diálogo con quienes hacen la cultura y los públicos que quieran pensar junto con nosotros en ese sentido”

Diego Berardo, director del Centro Cultural San Martín  (Sandra Cartasso)Diego Berardo, director del Centro Cultural San Martín (Sandra Cartasso)

En ese espacio de diálogos programados para 2022, el Cultural San Martín comienza a caminar hacia los 40 años de democracia, que se celebrarán en 2023. El programa “Hacia los 40 años de democracia. El rol de la cultura” incluirá cinco diálogos con referentes de estas últimas cuatro décadas, revalorizando la historia del propio centro cultural en tanto espacio privilegiado del retorno de la democracia. Así tendrán lugar los siguientes encuentros: “Derechos políticos y participación ciudadana en clave democrática. Diálogos desde la filosofía”, “La creación y producción cultural y artística. El rol de las artes en la construcción de una sociedad democrática”, “Géneros, colectivos y diversidades sexuales. Nuevos actores y ampliación de derechos en democracia”, “La agenda para el desarrollo: educación y ambiente. Desafíos presentes y futuros” y “La primavera democrática de 1983: el gran sueño colectivo nacional. Compromisos, desafíos y asignaturas pendientes”.

Sobre la programación también habló el ministro de cultura Enrique Avogadro: “Quiero subrayar tres cosas. Por un lado, la vocación permanente del Cultural San Martín de ser un espacio que promueva abiertamente la diversidad cultural y con foco en el sector independiente, siendo una polea de transmisión entre el sistema de cultura pública y el resto del sistema de cultura de la ciudad. Otro punto a destacar es que se propone al Cultural como un espacio de pensamiento contemporáneo, que nos interpela, que nos hace reflexionar y que está conectado con la época. En un espacio tan relevante para ese proceso de recuperación de la democracia, nos parecía central que estos debates pudieran darse acá. En tercer lugar, este es un espacio que apunta a la convivencia, pero también al diálogo y a la disidencia. Desde ese diálogo se busca que se generen esas conversaciones, que a veces son incómodas, pero que son fundamentales que podamos darnos”.

En ese sentido, para Berardo “definir la programación es realmente particular, porque este es un centro cultural, no es un teatro, y aunque tiene una experiencia muy importante vinculada a las artes escénicas, aquí conviven con otras disciplinas como las artes visuales, el cine, la música, las letras, los conversatorios”. La programación de este año en materia escénica “está compuesta en un 50 por ciento por obras que fueron postergadas por la pandemia, de una parte significativa de trabajos creados a partir de las residencias artísticas que se hicieron aquí mismo durante el 2021 y de propuestas surgidas por convocatoria, ya sean nacionales o internacionales. Será una programación en la que participan más de 350 artistas, intelectuales. También vamos a generar un espacio para que los gestores culturales podamos encontrarnos a reflexionar acerca de las políticas públicas. Nos proponemos que sea un espacio para poder reencontrarnos, los artistas y quienes hacen la cultura de la ciudad a pensar, y a crear más y mejor cultura para la ciudad de Buenos Aires”.

La programación de este año en materia escénica está compuesta en un 50 por ciento por obras que fueron postergadas por la pandemia (Sandra Cartasso)

La programación de este año en materia escénica está compuesta en un 50 por ciento por obras que fueron postergadas por la pandemia (Sandra Cartasso)

Entre las propuestas internacionales, y en la búsqueda de pensar la política, la democracia y la diversidad, se destaca la puesta local de la obra “Pecados capitalistas”, proyecto transdisciplinario de la autora y directora uruguaya Marianella Morena. Será ella misma quien monte la versión argentina, trabajada a partir de entrevistas que periodistas le realizan en un escenario teatral a distintas personalidades políticas, tanto como a artistas. Morena usa como material dramático todo lo que sucede en aquellas conversaciones para construir un acontecimiento artístico y político, buscando tematizar a la democracia a la par que se explora, bordea y tensa los límites entre la ficción y la vida desde experimentación.

Programación artística

Las artes escénicas comprenderán 15 trabajos, además del citado de Marianella Morena. Tres de ellos están actualmente en cartelera, cuyos estrenos fueron parte del FIBA: “El ángulo muerto” de Lucía Gianonni, “Chicos de Varsovia”, dirigida por Dennis Smith a partir de una adaptación del texto de Ana Wajszczuk y el trabajo Jimena del Pozo con “¿Una y mil?”, preguntas que se vuelven narraciones encarnadas en catorce cuerpos en escena.

Durante el año se estrenarán una docena de propuestas. Laura Paredes —integrante del grupo Piel de Lava— presentará “Lorca, el teatro bajo la arena”; “GRUB”, dirigida por Ana Frenkel y codirigida por Carolina Borca, un recital de danza surgido en el seno de las residencias artísticas de El Cultural; “Caribe”, con dirección de Katia Schejtman y dramaturgia de Yanina Gruden; desde Chile llegará la ópera “Les illuminations” dirigida por Andrés Medus; “El caso Rodrigo Arena” performance escrita, dirigida y protagonizada por Rodrigo Arena, quien reflexiona en torno al estado de la danza contemporánea. En el invierno porteño también se presentará “El parador de Valeria II”, basado en el texto de Paula Schapiro, con dirección general de Iara Grom y dirección musical de Carlos Gianni. Por su parte “Eternidades”, dirigida por Pablo Gorlero, traerá a escena a Libertad Lamarque, Tita Merello, Zully Moreno y Fanny Navarro, cuatro divas del cine de oro argentino. Luego será el turno del musical “La patética”, dirigida por Alejandra Radano Fabián Luca; “Temporada fluorescente”, un proyecto internacional (Brasil, Uruguay y Finlandia) dirigido por Matías Umpierrez; “El asistente”, con dirección de Sofía González Gil; el Grupo de Experimentación de Artes del Movimiento de la UNA, presentará la última obra ganadora del Premio Graduados de la universidad. Finalmente Mora Monteleone María Sevlever cerrarán el año de estrenos con “Fiesta en el jardín”.

Las artes escénicas comprenderán 16 obrasLas artes escénicas comprenderán 16 obras

Las salas de cine se encuentran abiertas al público de miércoles a domingo con tres funciones diarias con los ciclos Cine de autor, El Cultural de Culto y Clásicos Infaltables, además del espacio dedicado al cine documental y la presentación de cine nacional de reciente estreno. En las salas, además de alojarse al BAFICI en la última semana de abril, se podrán ver durante el año festivales y eventos como “Construir Cine”, “La Mujer y el Cine”, el “Festival Internacional de Cine Político”, “Anima Latina”, el “Festival Internacional de Cine Colombiano”, el “Encuentro de Cine Europeo”, “LatinArab International Film Festival”, la “Semana de Cine Latinoamericano”, “Festival de Cinemigrante”, “Festival Cine Inusual”, “Festival Internacional de Video Arte” y el “Festival Cine Rojo Sangre”.

La programación 2022 del Cultural San Martín, según definió sintéticamente Berardo a este cronista, es “sencilla en el diseño con el que se presenta, pero realmente muy potente”. La clave, según destacaron tanto el director de El Cultural como el ministro de cultura porteño, está en la diversidad. “El Cultural San Martín, cuando habla de diversidad”, explicó Berardo a Infobae, “habla de que acá las diferencias puedan dialogar, para construir una convivencia cultural y ciudadana mucho mejor para nuestra ciudad y para nuestro país. Porque en definitiva esas diferencias son las que nos permiten crecer. Crecer en la diferencia nos permite desarrollar una sociedad mucho más amplia, mucho más participativa, mucho más reflexiva a la hora de ver el presente que le toca vivir. La cultura, entendida en sentido amplio, abarca todo lo que nos atraviesa en distintas esferas de la vida. Entonces, que podamos encontrarnos a pensar la educación, a pensar el ambiente, a pensar las minorías, las innovaciones, el futuro, para nosotros es muy importante. Si no lo hacemos con las culturas, en plural, nos estamos cerrando los caminos. Las culturas nos van a permitir construir más y mejor ciudadanía”.

Fuente: Infobae